tapetes personalizados

Directorio web

Quién iba a decir hace algunas décadas que los tapetes personalizados pasarían a formar parte en la actualidad de la decoración de hogares normales y corrientes que buscan utilizar unos decorados completamente originales para sorprender a sus invitados con algo nuevo que no suele verse en otras casas. Los tapetes personalizados más simples son por ejemplo los que se colocan en las puertas de los hogares y muestran un mensaje de bienvenida que sustituye al típico “Bienvenidos”; pero lejos de acabar ahí, hay tapetes para todos los gustos y colores y por lo tanto de vez en cuando es posible ver ideas realmente originales en las casas de las personas que cuidan mucho la decoración.

Un ejemplo de un tapete muy original es por ejemplo el que algunos padres regalan a su hijo/a. Este tapete consiste en un felpudo normal y corriente que tiene sobre su superficie un bonito dibujo impreso que pertenece a alguna serie de dibujos animados que le guste al pequeño de la familia. Se trata de una idea de regalo de cumpleaños muy original, y seguro que despierta muchas envidias entre todos los amigos del chiquillo.

En cuanto a otras ideas de tapetes, lo mejor es visitar Internet ya que existe una increíble cantidad de blogs en los que se recopilan imágenes de tapetes completamente únicos que alguien ha diseñado y después ha compartido con la comunidad para ayudar de forma desinteresa en los diseños de tapetes de otras personas que se han quedado sin ideas.

Con la crisis económica que actualmente azota el país, no hay que tener ningún reparo en utilizar todos los recursos posibles para tratar de levantar el vuelo de los comercios físicos que necesitan recibir más clientela para seguir abiertos. Los tapetes con logotipo están siendo la salvación para muchos comercios que no tienen más remedio que utilizar pequeños trucos decorativos para tratar de llamar la atención de los clientes y por lo tanto para recibir más visitas de personas que vienen con dinero en el bolsillo con la intención de salir con algún producto de esa tienda entre manos.

Estos tapetes se pueden colocar en el comercio de diferentes maneras: la forma más popular consiste en crear un tapete con un logotipo de la tienda y ubicarlo en la puerta de acceso del comercio. Este detalle transmite mucha seguridad a los clientes ya que da la sensación de que ese comercio en concreto cuida mucho los detalles ya que se ha molestado en comprar un tapete único en lugar de caer en la opción fácil de comprar un felpudo de una tienda cualquiera de decoración.

Otro uso muy popular de los tapetes con logotipo consiste en ubicarlos dentro del propio comercio. Los bares son el mejor lugar para poner en práctica este truco, ya que resulta que un tapete con el nombre del bar ubicado en el suelo puede ayudar a los clientes a recordar el local en el que estuvieron el pasado fin de semana para así compartir su experiencia positiva con todos sus conocidos.

Los tapetes con logotipo son una forma excelente de llegar directamente a llamar la atención de clientes potenciales que pasean por las calles de las grandes ciudades con mucho dinero en el bolsillo y a la espera de que algún comercio les resulte lo suficientemente llamativo como para adentrarse en él a gastar su dinero.

Hay que saber elegir muy bien la decoración de un comercio ya que de alguna manera es una de las claves del éxito en el mundo de los negocios. Una decoración cuidada, limpia y única siempre invita mucho más a pasar antes que un decorado simple y aburrido que se repite en el 80% de los comercios. Los tapetes con logotipo son el exponente de la personalización en cuanto a detalles decorativos; muchos comerciantes no son conscientes del poder que tiene un buen tapete colocado en la puerta del negocio de forma estratégica y con un diseño trabajado y claro.

Pero además de cumplir esa función decorativa, los tapetes también vienen fenomenal para ahorrar trabajo a los empleados. ¿Y cómo es posible? Pues resulta que en los días de lluvia o nieve, los clientes entran al comercio con mucha suciedad en las suelas de sus zapatillas y mientras caminan por el local ensucian el suelo sin ser conscientes de ello. Un tapete colocado en la puerta obliga a los clientes a pasar por encima de él y de alguna manera parte de esa suciedad se queda acumulada en el tapete de manera que los empleados solamente tienen que estar atentos para sacudirlo de vez en cuando a lo largo del día.