tapetes para entrada

Nos cruzamos con los tapetes para entrada un sinfín de veces y todos los días de nuestra vida cotidiana.  Camino de casa, de trabajo etcétera,  pasamos al lado de ellos o los pisamos. Especialmente en las grandes aglomeraciones urbanas y en el mundo empresarial nos hemos acostumbrado a su existencia. Pero también nos acompañan en nuestros hogares, dándonos la bienvenida cada vez cuando cruzamos las puertas de nuestras casas. Últimamente cada vez más apreciamos el valor decorativo de los felpudos.

Ya no sirven solamente para limpiar nuestro calzado antes de cruzar la puerta. También en caso de suelos de madera sirven como protección, evitando el desgaste del material y al mismo tiempo protegiendo nuestro bolsillo de los gastos innecesarios de mantenimiento (acuchillado,  barnizado, etcétera). Como ejemplo de los felpudos “más famosos” nos puede servir el de la republica… de una de las marcas nórdicas de muebles y decoración. Lo que a la simple vista puede parecer un sólo felpudo, bien elegido hará de mensaje de bienvenida de nuestro hogar u oficina, será como escudo de nuestra familia o empresa. Lo están aprovechando cada vez más las empresas de tapetes e impresos, ofreciéndonos un abanico muy amplio de sus productos, con un sinfín de colores, materiales, acabados, modelos, etcétera.

En la actualidad el mejor sitio para rastrear el mercado en busca de un modelo idóneo es el Internet. En varios portales y páginas web podemos encontrar una oferta amplia y con precios muy competitivos. Lo único que ponemos de nuestra parte es la imaginación.

Los tapetes para entrada habitualmente pueden verse en comercios que cuidan la imagen que transmiten a sus clientes, ya que estos negocios que ponen tanto empeño en ofrecer una decoración acorde a su calidad ciertamente son los mismos negocios que acaban triunfando y destacando frente a su competencia gracias a los pequeños detalles que sumados forman un buen conjunto de decoración única que llama mucho la atención a todos aquellos que pasan por delante del comercio –en el caso de que se trate de un negocio a pie de calle-.

Estos tapetes por un lado cumplen la función decorativa de adornar el negocio y ofrecer una bonita imagen de cara a la persona que acude por primera vez a ese comercio sin saber muy bien lo que se va a encontrar dentro. Las primeras impresiones dicen mucho y transmiten más de lo que parece, por lo que nunca se debe escatimar en gastos a la hora de planear la decoración tanto interior como exterior de un local que estará a la vista de cientos de clientes potenciales.

Tapetes de entradaLa otra cara de los tapetes para entrada es la de servir de felpudo para evitar que la suciedad del exterior pueda entrar al comercio. Los felpudos se encargan de “limpiar” la suciedad de las zapatillas de los clientes de manera que a pesar de que pueda estar lloviendo en la calle, el interior del comercio igualmente se mantendrá limpio y los empleados únicamente tendrán que preocuparse de sacudir el felpudo un par de veces al día.