A la hora de instalar cualquier tipo de suelo se hace necesario tener en cuenta el costo de su mantenimiento y posible reparación, por lo que se han desarrollado materiales y presentaciones que facilitan mucho la labor.

Por ejemplo los antiguos rollos han dado paso a pisos de tarima flotante en cómodas plaquetas fáciles de instalar y que reducen mucho el coste que supone tener que cambiar un trozo de suelo cuando este ha sufrido algún tipo de deterioro.

Cuando los rollos instalados en el suelo se estropeaban, casi se hacía necesario tener que cambiar todo el suelo con el desembolso que eso suponía. Hoy se cambia solamente una pequeña plaqueta, que incluso puede que nos sobrara cuando lo instalamos al principio, y cuesta una pequeña fracción de lo que antes se tenía que gastar. Los suelos modulares son una ventaja muy importante que facilitan mucho el mantenimiento y la reparación de las superficies. read more