Soluciones ERP para impulsar la transformación digital de las pymes

La digitalización es un proceso estratégico para cualquier organización -también para las pymes- porque les permitirá optimizar sus ventajas competitivas en un entorno en el que la tecnología está cambiando el modo en el que nos comunicamos, nos relacionamos o realizamos transacciones. Por lo tanto, desde Datisa se asegura que la transformación digital va más allá de una renovación tecnológica y que impacta -o debería- sobre la estrategia la organización cuyo objetivo deberá ser alinearse con la realidad del entorno, un entorno globalizado e hiper-conectado.

Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de Datisa dice que “la tecnología es solo una herramienta y, por tanto, la transformación digital debe ir más allá de la implantación o actualización de la tecnología. La digitalización debe modificar los procesos estratégicos del negocio, eso si, valiéndose para ello, del soporte tecnológico adecuado, por lo que, los aplicativos ERP, también contribuirán a impulsar la transformación digital en las pymes, en tanto en cuanto, estas soluciones mejoran los procesos estratégicos de la organización (administración, financiero, comercial, producción, almacén, …)”

Gracias al uso de las soluciones de gestión empresarial, las pymes pueden almacenar gran cantidad de información que pueden utilizar para mejorar la toma de decisiones e impulsar con ello, la transformación de la organización. Las plataformas ERP contribuyen al intercambio de información y, a fomentar el trabajo colaborativo entre las diferentes áreas que conforman la organización, algo que repercute también en beneficio del cliente que recibirá un mejor servicio.

La conjunción o, mejor dicho, la integración del ERP con otro tipo de tecnologías más asociadas a la propia transformación digital como son Mobile, Cloud, Social Media y Big Data, extraen el máximo potencial que ofrece para mejorar los modelos de negocio en aspectos clave como el establecimiento y desarrollo de los objetivos. Unos objetivos que lograrán, además, incrementar los incrementar los ingresos, reducir los costes y optimizar la productividad. Mejorar el reconocimiento de la marca y la reputación corporativa también se encuentran entre las ventajas de integrar ERP y el resto de las nuevas tecnologías, básicamente, como dice Isabel Pomar, por la capacidad de ofrecer respuestas más eficientes y rápidas a las demandas de los clientes, entre otras muchas cosas.

En cualquier caso, el ERP forma parte del proceso transformador de las pymes y, como tal, debe ser tenido en cuenta, eso sí, dentro de un sistema global de cambio orientado a impulsar nuevos modelos de negocio.