OVH continúa su expansión con la apertura de su primer centro de datos en Alemania

Bajo el nombre de LIM1, OVH acaba de abrir su primer centro de datos en Alemania. Esta nueva implantación permitirá dar respuesta a la creciente demanda de infraestructuras cloud por parte de sus clientes e impulsar su crecimiento a escala internacional, especialmente en los países de Europa del Este.

Para que los usuarios puedan descubrir y probar los servicios en cada nuevo centro de datos, OVH ha diseñado ofertas exclusivas «Discover OVH». Estas ofertas, con disponibilidad limitada, tienen la mejor relación calidad-precio en cada mercado. Así pues, los servidores dedicados Intel Xeon E3-1245v6 de este nuevo datacenter ya están disponibles desde 49,99 €/mes + IVA.

Cada mes se unirán nuevos servicios, que variarán según el país, a la actual gama de productos: servidores dedicados, VPS, Public Cloud y Private Cloud. En un futuro, OVH desea poner a disposición de sus clientes todas las soluciones en todo el mundo, a través de un área de cliente y una API únicos para optimizar la experiencia de usuario.

Para consultar la hoja de ruta de las ofertas y su disponibilidad, visite la página oficial.

Con una capacidad de casi 45.000 servidores, este primer datacenter alemán se sitúa a menos de un milisegundo de Fráncfort y, a través de este punto de presencia, cuenta con conexión directa con Bruselas, Estrasburgo y Praga, y desde ahí con París, Ámsterdam, Londres y Milán.

Todos los servicios ofrecidos en los nuevos centros de datos incluyen la protección contra ataques DDoS, que OVH ofrece de serie gratuitamente, así como el servicio vRack, que permite interconectar de manera aislada servicios localizados en uno o varios de sus datacenters en todo el mundo para que los usuarios puedan construir infraestructuras privadas complejas.

OVH, que el pasado otoño puso en marcha un ambicioso plan de desarrollo internacional, está construyendo actualmente otro datacenter en Reino Unido y otros dos en Estados Unidos (en la Costa Este y Oeste). Al final de su plan de desarrollo, OVH será capaz ofrecer a sus clientes alojamiento en centros de datos de once países diferentes, en cuatro continentes, conectados a través de una red mundial propia con una capacidad actual de más de 11 Tbps.