Mejorar el proceso de toma de decisiones

Conocimientos

Una buena intuición es de gran ayuda para la toma de decisiones es instinto que no puede ser escaso en un líder. Sin embargo también es cierto que descartar la experiencia en favor de corazonadas muchas veces da como resultado malas decisiones de negocios.

A continuación 4 consejos para una mejor toma de decisiones:

1. Analice el riesgo. Predicciones que no lo expongan a una gran cantidad de riesgo, como una nueva táctica de marketing poco convencional, puede que valga la pena explorar sin arriesgar demasiado y encontrar buen medio para llegar a más clientes. Esto también puede ser una manera de poner a prueba sus instintos y ver con qué frecuencia su instinto le orienta en la dirección correcta. Cuando el riesgo sea más alto, como invertir una línea de productos o cambiar su ubicación de oficina, desacelere un poco y examine desde un punto de vista más analítico.

2. Examine sus emociones. Las personas son perfectamente capaces de tomar decisiones racionales, analizar los pros y los contras y un estimar el peso de beneficios potenciales, pero sin embargo, en la vida cotidiana rara vez hacen esto. Si una corazonada le dice que tomar acción que arriesgado o y esto es contrario a su experiencia, examine por qué se siente que esa es la manera.

Si su decisión de invertir fuertemente en un nuevo modelo de negocio o despedir a un empleado clave se basa en el miedo, la ira u otras emociones negativas, lo mejor es esperar y ver si todavía se siente de la misma manera después de que la emoción ha pasado.

3. Evite el síndrome de “yo también”. La gente a menudo se siente presionada a hacer cosas sólo porque otros las están haciendo, probablemente debido a un impulso instintivo a seguir a la multitud. Sin embargo, permitir que el miedo de “perderse” conduzca su forma de decidir es peligroso. Las compras masivas de algún nuevo producto tecnológico como por ejemplo, un nuevo iPhone, es un claro ejemplo de lo que en finanzas muchos suelen llamar  síndrome “yo también”. En otras ocasiones incluso crisis económicas han surgido de este tipo de situaciones, un ejemplo es la crisis hipotecaria de 2007, resultado de la deuda de bastante gente que adquirió un crédito hipotecario que en realidad no podían pagar. Si se siente presionado a adoptar una nueva forma de hacer negocios, hacer inversiones que no estén basadas en buenas prácticas empresariales, o tomar otro tipo de decisión sólo porque otros lo están haciendo, espere hasta que haya evidencia de que es la decisión correcta antes de hacer lo mismo. La estrategia de esperar detrás de la multitud, podría salvarlo de encontrarse en un territorio económico insostenible.

4. Preste atención a las corazonadas persistentes. ¿Tiene una idea que no lo deja en paz, pero no parece del todo viable? Encuentre maneras de probar la idea o de alguna manera mitigar el riesgo, tal vez con un programa piloto, una asociación estratégica, o una investigación de mercado adicional. Después de todo, algunos de los mayores éxitos vinieron de personas que actuaron incluso cuando parecía que era una decisión incorrecta a hacer en ese momento.