Las pymes con ERP son más competitivas y tienen más controlados sus costes

Implantar un ERP -dicen los expertos de Datisa– no es la barita mágica que todo lo soluciona en las pymes, pero confiar en esta tecnología sí que contribuye a mejorar su productividad optimizando procesos estratégicos de su gestión.

Por otro lado, en un contexto social y económico en el que constantemente se habla de digitalización, aquellas pequeñas y medianas empresas que apoyan su management en soluciones tecnológicas acaban siendo más competitivas porque les resulta más fácil acceder y compartir información consistente para contribuir a la toma de decisiones.

Y no solo eso. Desde Datisa se insiste en que hay determinados procesos concretos en los que las mejoras que experimentan las empresas que cuentan con un ERP para su gestión son realmente cuantificables. Entre ellos, se pueden destacar los relacionados con la función de compras y ventas (qué producto/servicio se vende más y cuál deja mejores márgenes), con la estructuración y desarrollo de la gestión de comisiones o con el control de los centros de coste.

En este caso en particular, relacionado con la implantación de un ERP de contabilidad analítica, facilita el control de los costes, su planificación, distribución, etc., de una manera eficiente y, prácticamente, en tiempo real. El sistema recopila, clasifica y distribuye la información relacionada con los costes generados por la organización en cada área, unidad de negocio, actividad o proyecto y, con ello, se evalúa la eficacia y eficiencia de los mismos. Por supuesto, las consultas o la elaboración de informes a medida de necesidades concretas, es mucho más sencillo y rápido.

Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de Datisa dice que “en realidad, un ERP es un sistema de gestión y control que actúa de manera tangencial, porque directa o indirectamente, al final, impacta sobre casi todos los procesos internos de la organización. Si, además, la empresa es capaz de integrar su ERP con el resto de soluciones tecnológicas con las que también esté trabajando, el resultado es francamente relevante a nivel de optimización de la gestión y, por supuesto de control de la información para la toma de decisiones”.

Otro proceso que también se mejora sustancialmente a través de los aplicativos ERP -según explican desde Datisa- tienen que ver con el control de los stocks, algo que repercute no solo en el plano financiero o comercial, sino en términos de reputación e imagen.

La gestión de comisiones -dice Pomar- que es otra de las funciones que, gestionadas a través de un ERP, permiten ahorrar tiempo, mejorar la eficiencia en el proceso y evitar posibles errores de cálculo, al definir los empleados con derecho a recibir las comisiones – tanto para comerciales en plantilla como profesionales externos o freelance con diferente vinculación contractual a la empresa- y facilitar diferentes aspectos como la creación de los tipos de comisión y, por supuesto, asignar las ventas que podrán ser comisionadas.

Finalmente, el fabricante español de ERP para pymes asegura que los diferentes modelos de presentación o declaración impositiva que existen en España, unos de obligatorio cumplimiento y, otros de carácter meramente informativo, ponen en valor también el uso de los sistemas de gestión empresarial entre la comunidad de las pequeñas y medianas empresas. Este tipo de sistemas permite extraer toda la información necesaria para el cumplimiento de los requisitos establecidos por la Administración y no solo eso, sino que facilitan su presentación -vía telemática- en tiempo y forma, en muy poco tiempo, con la garantía de que el sistema identifica y corrige posibles errores que pudieran cometerse.

Por lo tanto, son muchos los procesos que mejoran sustancialmente al utilizar un ERP. Las pymes han tomado conciencia y son cada vez más las que confían la gestión de sus negocios en este tipo de soluciones.