Guardar y almacenar alimentos en casa de forma correcta

Comidas y restaurantes

 

Al momento de adquirir o comprar productos refrigerados o congelados es importante tomar en cuenta el tiempo que pasa desde el súper mercado hasta que llega a nuestra nevera o refrigerador, ya que este simple momento es vital para conservar el mismo en buen estado, evitar que la temperatura aumente es necesario para evitar la proliferación de bacterias que causan toxiinfección. Es necesario tomar en cuenta unos simples consejos para lograr un almacenamiento correcto de nuestros productos congelados y refrigerados:

 

Cuando vamos de compra y tomamos con las manos los alimentos, nos encontramos jugando un papel de manipulador de alimentos en cierto aspecto por lo que es importante tomar medidas higiénicas adecuadas sin llegar al extremo, el momento que debemos tener más higiene es cuando vamos a sacar los productos de las bolsas para guardar en nuestra nevera o refrigerador. Se recomienda lavarse las manos con agua y jabón antes manipular cualquier alimento crudo.

 

Lo siguiente a tener en cuenta para un correcto almacenaje de los productos, es la temperatura y el nivel de frio, en el caso de los alimentos refrigerados se recomienda guardar lo más rápido posible en la nevera o frigorífico para que alcance su temperatura ideal y conserve la frescura, y en los productos congelados, hay que asegurarse de que el refrigerador o congelador este por debajo de la temperatura de menos 18 grados bajo cero, esta es la temperatura ideal reconocida a nivel internacional, para evitar el crecimiento de bacterias y microorganismos, por supuesto que en el trayecto del mercado a la casa o lugar de almacenamiento su temperatura va a variar, lo que se recomienda en este caso es evitar que se descongele por completo y meter al refrigerador loa antes posible.

 

Riesgos y consecuencias sanitarias

 

El hecho de que la temperatura varíe hasta llegar a nivel ambiente, significa un riesgo importante en el ámbito sanitario ya que al romperse la cadena de frío se va alimentando el ambiente perfecto para las bacterias, si esto llegase a pasar lo más recomendable es determinar cuánto tiempo lleva el alimento a temperaturas altas, y si está completamente descongelado se debe poner a refrigerar antes de congelar.