EL LENGUAJE DEL ABANICO

Decoración

UN MEDIO PARA LA EXPRESIÓN Y COMUNICACIÓN

Aunque para muchos solo es un accesorio femenino, y para otros un medio para refrescarse en tiempos de verano, te asombrará conocer el lenguaje que hay detrás de la utilización del abanico. Y es que un solo movimiento de éste llamado accesorio puede comunicar con intensidad alguna emoción. A continuación te daremos una idea general mediante la interpretación de algunas señas que se realizan con el abanico. Solo unas pocas, para que descubras el lenguaje que hay a través de este medio de expresión y comunicación.

Abanicarse rápidamente es decir te amo con intensidad. Abanicarse lentamente de forma pausada, significa “soy señora casada y me eres indiferente”. Cerrar despacio el abanico significa “sí”, pero abrirlo y cerrarlo rápidamente quiere decir “estoy casada y me eres indiferente”. Cerrar el abanico de forma rápida y airada es un no.

Si alguien deja caer el abanico frente a ti te está diciendo que te pertenece. Si levanta su cabello con el abanico y mueve con él su flequillo está diciendo que piensa en ti y no te olvida. Si cuenta las varillas del abanico o pasa los dedos por ellas te dice que quiere hablar contigo. Si se cubre del sol con el abanico, no solo le molesta el sol, también te dice que eres feo y no le gustas. Si lo apoya sobre la mejilla derecha te dice sí, si lo apoya sobre la mejilla izquierda te dice no.

Abanico boda, HOJAS DE TELA            Cuando la portadora del abanico se lo presta a su acompañante es una expresión de malos presagios, si se lo da a su madre quiere decir que te despide o finaliza la relación que esté teniendo contigo.

Golpear un objeto con el abanico es impaciencia; sujetarlo con las dos manos es decir “es mejor que me olvides”. Si se cubre los ojos con el abanico abierto de está diciendo que te quiere, con el abanico cerrado te advierte que están vigilando. Abrir el abanico y mostrarlo quiere decir que están esperando. Cubrirse completamente con el abanico abierto significa “sígueme cuando me vaya”. Apoyar los labios sobre él significa desconfianza. Deslizarlo sobre los ojos es una petición de que te vayas.

Llevar el abanico en la mano izquierda es una expresión de “deseo conocerte”. Llevarlo en la mano derecha quiere decir “amo a otro”. Pasarlo de una mano a otra quiere decir que eres un atrevido. Girarlo con la mano derecha es un no me gustas. Tocarlo con la palma de la manos es “estoy pensando si te quiero”: Apoyarlo sobre el corazón es un sufro por tu amor. Darse un golpe con el abanico en la mano izquierda significa “ámame”. Bajarlo a la altura del pecho es “podemos ser amigos”. Cerrarlo sobre la mano izquierda es “me casaré contigo”.

Esos son algunas de las señas del lenguaje del abanico, a través del cual se puede expresar emociones, decisiones, confusiones, deseos y sentimientos. Así que la próxima vez que veas a alguien con un abanico en su manos, presta atención a lo que intenta decirte.

Ver abanicos para bodas