CROWFUNDING: PREGUNTAR AL CLIENTE POR LA ACEPTACIÓN DE UN PRODUCTO

Finanzas

Los emprendedores están de moda. Proyectos artísticos, campañas políticas, eventos sociales… han encontrado por fin una forma de seguir adelante económicamente a través del altruismo de la opinión pública sin exigir un contrato ni una contraprestación.

¿Cómo lo han conseguido? ¿Cómo saber si una idea funciona? A la hora de sacar una idea adelante, necesitamos saber si tendrá aceptación entre el público: Para ello preguntar al cliente es prioritario y la mejor manera de testar un producto es el crowfunding. Pero ¿en qué consiste?

Qué es el crowfunding

La falta de financiación es el mayor impedimento para llevar a cabo una idea. Con la crisis económica muchos proyectos han quedado en el pale sin llegar a materializarse por falta de crédito. Hoy en día, son muchos los proyectos que han sido respaldados económicamente gracias a esta iniciativa. La falta de ayudas públicas han propulsado el crowfunding convirtiéndose en una herramienta de gran utilidad para emprendedores, startups, artistas y cualquier profesional que tenga un proyecto o producto que necesite financiación.

Pero ¿cómo funciona? Lo primero que debemos hacer para sacar un proyecto a través de crowfunding es saber cuántas plataformas existen. Una vez descrito nuestro proyecto, debemos explicar cuánto dinero necesitamos y el tiempo de la colecta. La plataforma analiza nuestro proyecto y pasa a publicarlo en su web.

Una vez hecho, la gente ya puede donar de forma altruista. El desarrollo del proyecto dependerá no solamente de la idea sino de la difusión. Las redes sociales se convierten en una herramienta fundamental para el éxito de nuestro proyecto, permitiendo a la gente compartirlo y difundirlo de forma voluntaria ayudando a conocer nuestra idea de forma global.

Por qué es necesario

A la hora de sacar un producto nuevo al mercado, tenemos que saber qué aceptación tiene entre los consumidores. Las preventas nos permiten testar si nuestra idea es buena y si debemos seguir adelante con ella: vender un producto antes de fabricarlo nos permitirá saber si existe o no interés por nuestra idea y, en última instancia, saber si debemos seguir adelante con ella.

Un beneficio para las PYMES

El acceso a la financiación es uno de los principales problemas de las PYMES. La microfinanciación permite una comunicación directa con los inversores y las empresas, ayudando a la innovación y el desarrollo de las PYMES. Sin necesidad de pedir préstamos a ningún banco, el crowfunding nos permite saber qué acogida tienen los nuevos proyectos en la sociedad. Empresas, aplicaciones, teléfonos móviles, incluso partidos políticos ya utilizan esta forma de financiación; algunas con resultados impresionantes.

Es evidente que la sociedad va cambiando y los proyectos y la forma de ver el mundo cambia con ella. Miles de proyectos pueden salir adelante con el apoyo de la opinión pública. Lo único que necesitas es tener una buena idea.