¿Cómo climatizar la piscina con la llegada del invierno?

Decoración

 

Generalmente solemos asociar el concepto de piscina a un día cálido bajo el sol, la brisa el buen tiempo, etc. Características resaltantes de los meses de verano; tiempo durante el cual frecuentemente nos damos algunos baños deliciosos en la piscina de nuestra casa. Quizás pienses que bañarse en una piscina durante la temporada de frío sea un poco de locos, pero puedes hacerlo perfectamente sin que piensen que perdiste la cabeza; puedes acondicionar perfectamente tu piscina para disfrutar de ella durante el frío o si prefieres también puedes hibernarla.

Piscina climatizada para alargar la temporada de baño

Puedes climatizar tu piscina durante el invierno, deberás realizar una inversión que no te resultará demasiado costosa para extender la temporada de baño en la piscina. Podrás conseguir desde el mes de abril hasta octubre una temperatura de 28º C. De manera que en las noches tengas una inversión térmica (clima ambiente por debajo de la temperatura del agua) y en la época con días calurosos; manteniendo la temperatura sobre los 25º C; impidiendo que el agua de la piscina se enfríe durante la noche.

Piscina climatizada durante los 365 días del año

También puedes climatizar interiormente cualquier piscina colocando bombas de calor con alta capacidad de calentar durante los 365 días del año.

Maneras de climatizar tu piscina

  • Colocar un intercambiador: se puede aprovechar la fuente de calor de una caldera de gasoil, caldera de gas o placas solares para transportar el calor por medio de un intercambiador hasta el agua dentro de la piscina.
  • Bomba de calor: se utilizan maquinas con altísima eficiencia COP 1 hasta 5; la bomba de calor nos regresará cinco veces la energía por cada Kw de energía aportado.
  • Utilizando un generador eléctrico: en ciertas ocasiones suele recomendarse este sistema, pero escasamente porque es menos eficiente energéticamente.

La hibernación

En la hibernación suele añadírsele a tu piscina algunos productos químicos para ayudar a preservar las buenas condiciones climáticas durante el período invernal; de manera que pueda recuperarse en la temporada de baño sucesiva. De este modo se bloquea la difusión de bacterias y algas que pudieran llegar a dañar el agua de la piscina. Es una manera simple, económica de darle apariencia limpia a nuestra piscina durante más tiempo.