Existen algunos modelos de jarras térmicas que son realmente costosos, y otros muy económicos. En un punto intermedio se encuentran unos productos que ni son los más baratos ni tampoco son los más caros. Estas jarras térmicas habitualmente están fabricadas con acero inoxidable, y siguen manteniendo las características necesarias para asegurarnos de que se mantengan los líquidos en las condiciones que queremos, es decir, sus propiedades aislantes.

Para esto se fabrican dos botellas de acero, una que entra dentro de otra, y que se sueldan por la boquilla. Estas dos botellas no se tocan una con la otra, sino que están separadas entre sí dejando un espacio donde se hace una cámara de vacío que genera un aislamiento térmico para evitar que los líquidos que contienen pierdan su temperatura, y que si la pierden la vayan perdiendo poco a poco para que cuando vayamos a tomarlo al menos esté a una temperatura lo suficientemente agradable. Porque no hay nada más decepcionante que llevarnos a la boca un café que pensamos que nos va a calentar el cuerpo y lo único que consigamos sea tomarnos un café frío o que ha perdido en gran parte su calor. read more