Tener el último modelo de teléfono móvil del mercado se ha convertido para muchas personas en toda una obsesión. Hay quien incluso lleva esta locura un paso más allá al cambiar su terminal año tras año para seguir fielmente las nuevas tecnologías. Adaptarse o morir, dicen. Sin embargo, no todo el mundo puede permitirse el lujo de pagar la escalofriante cifra que cuestan dichos aparatos. Adquirir un móvil de segunda mano puede ser una magnífica opción de estar a la última sin necesidad de empeñar un riñón. read more