Topes de hule para parking
Recuerdo la expresión de asombro e incredulidad del turista británico que al estacionar en el estacionamiento del hotel embistió sin querer la pared que separaba el estacionamiento del hall de entrada.

Bajo del coche con una cara de culpa y rojo de vergüenza. No hablaba el idioma y aunque yo algo entiendo no me atrevía a acercarme pues no sabía bien que podía decirle, aparte de manifestarle mi solidaridad por el mal momento que estaba pasando. La verdad es que llegó a retroceder un poco rápido. El estampido del choque hizo arrimar al ventanal del hall, tanto a empleados como a turistas. read more